Miniatura del Blog

¿Cómo envolver a un peque para ayudarle a dormir mejor?

¿Cómo envolver a un peque para ayudarle a dormir mejor?

Miniatura del Blog en

¿Sabías qué… envolver a tu peque con una manta puede ayudarle a dormir mejor?

Bien, me decían muchos amigos con peques, dormid ahora que podéis porque cuando seáis padres… y la verdad es que no di mucha importancia a lo que decían hasta que me sucedió, y es allí cuando me di cuenta de que cada minuto que pueda dormir sin una interrupción, es ahora una de las cosas más valiosas en mi vida, para no perder la cordura. 

Es por esto que me tomo unos minutos para comentaros lo que he aprendido y que considero os puede ayudar para que vuestro peque concilie mejor el sueño, o al menos lo que a mí me ha funcionado. 

Es cierto que no tengo una lámpara mágica para hacer que el vuestro duerma como un angelito toda la noche, pero si os puedo decir que cosas he intentado y me han funcionado para mitigar un poco las noches interminables y que pronto se conviertan en una vago recuerdo.

El Ritmo Circadiano y el Peque

Primero quiero hablaros del ritmo circadiano y cuán diferente es para un recién nacido.

Por si no sabéis lo que es el ritmo circadiano os comento: es el que regula los cambios físicos y mentales en ciclos de 24 horas y es gestionado por nuestro reloj biológico, nos dice cuando debemos estar despiertos (en el día) y cuando debemos comenzar a sentirnos soñolientos (por la noche). Esto explicado a grandes rasgos. 

Sucede que nuestro peque tiene ritmos circadianos diferentes y muchos más cortos que se repiten una y otra vez a lo largo de las 24 horas, esto es necesario para que se desarrollen correctamente. Debido a su frecuencia y corta duración estos ciclos no coinciden con el de los padres, de ahí que duerman a “deshoras” para nosotros. Para ellos es igual el día o la noche, duermen simplemente cuando les place, y a nosotros que sí tenemos un reloj interno con una rutina muy bien establecida esta situación nos va fatal, ya que la mayoría no somos capaces de conciliar un buen sueño a deshoras. 

Luego de comprender esto entendí que no dormiría una noche entera en un buen tiempo. 

Además de esto hay otros problemas que pueden ir surgiendo en procesos básicos como la lactancia o los temidos cólicos, que pueden sumarse a la interrupción de las horas de sueño de nuestro peque; si es cierto que respecto a esto y otros factores no hay mucho que podamos hacer, siempre podremos intentar garantizar la mayor calidad posible para esas horas de sueño.

Una de las cosas que me recomendaron varias personas (ya que como sabéis cuando estáis en la dulce espera todo el mundo tiene algo que recomendar) fue la técnica de envolver al peque con una manta, que era efectiva para ayudarle a conciliar el sueño… Mi reacción fue ¿Envolver al peque? como si fuera un ¿tabaquito? me pareció graciosa la idea. 

Esto no me volvió a la cabeza hasta que nació mi peque y empecé a investigar un poco más, ya que no tenía ni idea de como hacer ese famoso “tabaquito”. Debo confesar que me sorprendieron los resultados. Cuando la envolvía notaba como se relajaba ya que le recordaba al vientre materno y a su vez esto le hacía dormir mejor gracias a que también le ayudaba con el odioso reflejo de moro. 

El Reflejo de Moro y tu Peque

Para quienes no sabéis lo que es el reflejo de moro os comento rápidamente: Es un reflejo presente de forma natural en los bebés recién nacidos que consiste en que el peque se sobresalta tensando la espalda y los hombros provocando que asustado se despierte y comience a llorar, esto es muy común en los peques al dormir boca arriba, que es la postura recomendada por los pediatras para reducir el riesgo del síndrome de la muerte súbita del lactante. 

Estos sobresaltos primitivos e incontrolables hacen que muchos peques pierdan el sueño y no lo concilien sino hasta después de un buen rato. Se que muchos sabéis de lo que hablo ya que han esperado el cuarto mes de vida del peque como nadie, que es cuando comienza a desaparecer este reflejo.

Qué materiales utilizar y cómo envolver al peque

Necesitáis una manta, arrullo o muselina de unos 120X120 cm aproximadamente que sea transpirable, suave, blanda y preferiblemente de algodón, aquí puedes encontrar una como la que yo usé para envolver a mi peque.

Pasos para envolver tu “Peque-Tabaquito”

  • Primero estira la manta completamente y dobla la esquina superior.
  • Coloca al peque boca arriba sobre la manta con el doblez a la altura de los hombros.
  • Endereza su bracito izquierdo, dobla la esquina izquierda sobre su cuerpo y métela debajo del brazo derecho por el costado del cuerpo.
  • Dobla el bracito derecho junto al cuerpo y dobla la esquina derecha de la manta sobre su cuerpo y métela bajo el costado izquierdo.
  • Doble la parte inferior sin apretar y métela debajo de la espalda del bebé.
  • Asegúrate de que tu peque pueda mover las piernitas y no esté muy apretado. 

Y como un video dice mucho más que miles de palabras os dejo el siguiente enlace para que aprendáis de los profesionales como envolver a vuestro peque:

Puede ser difícil lograr que tu peque concilie el sueño y tu con él pero, al menos debemos intentar que mientras lo haga dure y sea plácido. 

¡¡Hasta la próxima Padres Guays!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compras

0

No hay productos en el carrito.