bebé con cólicos en brazos de su madre

Cómo aliviar los cólicos de tu peque

Cómo aliviar los cólicos de tu peque

bebé con cólicos en brazos de su madre en

Hola padres-guays ¿qué piensas cuando escuchais llorar a un peque desconsolado sin que nada ni nadie le calme y sin motivo aparente? Probablemente a vuestra cabeza viene el término “cólicos” y si no es así es porque no habéis tenido peques, o habéis tenido gran suerte con el vuestro.

Por lo general este tipo de llanto es desgarrador, intenso e incluso, diría yo, ensordecedor, pero ¿cómo saber si de verdad son cólicos o es otra dolencia la que aqueja a vuestro pequeño?

Primero lo primero:

¿Qué son los cólicos?

Antes de saber cómo aliviarlos debemos saber que son para aprender a reconocerlos. Los cólicos no son más que dolores abdominales intensos que se producen de forma repentina e intensa y que producen llanto desconsolado y agitación en nuestros peques sin ninguna causa aparente.

No representan un problema de salud grave para nuestro bebé, empiezan a aparecer normalmente a los 15 días de nacido y suelen desaparecer por sí solos a partir del cuarto mes de vida, aunque en algunos peques este periodo puede extenderse un poco más.

En el caso de mi peque estos se presentaron alrededor del primer mes y por fortuna no duraron hasta mucho más allá del segundo mes (casi tercero)… Vaya noches toledanas que tuvimos con los dichosos cólicos.

¿Cómo saber si mi peque tiene cólicos?

Primero tenéis que saber la mágica regla del 3-3-3, para estar un poco más seguros de que el peque sufre un episodio de “cólicos”. 

Esta regla dice básicamente que si tu bebé cumple con los siguientes síntomas puede en efecto estár sufriendo un episodio de cólicos:

  • que al menos llore por tres horas durante el día
  • por un mínimo de tres días a la semana 
  • y deben presentarse durante tres semanas seguidas

Si los síntomas de tu bebé encajan con estos que os comento, enhorabuena papi/mami, tenéis a un peque que sufre de cólicos (esto, no hay otra forma de tomarlo que no sea con humor, ya que al peque no podéis devolverlo por si era vuestro plan alternativo).

De igual forma os recomiendo que ante la duda, siempre consulteis con vuestro pediatra para que haga un diagnostico mas acertado.

En mi caso, cuando me di cuenta que tenía tres de tres me dije ¿ahora qué hago?, ¿Cómo la calmo?, ¿Cómo hago que desaparezcan los cólicos?, ¿Cómo aguantaré esto hasta que pase esta etapa? al menos la respuesta a la última pregunta es sencilla, el amor que sentimos por nuestro bebé hará que podamos vencer este y otros obstáculos, así que ánimo que esto también lo superareis.

Ahora solo me quedaba averiguar qué hacer para aminorar su malestar. Como toda madre primeriza fui a leer por internet en busca de la respuesta mágica para conseguir resolver esta situación.

¿Por qué se producen los cólicos en los bebés?

Lo primero que pude encontrar es que aunque no hay una causa que aplique al 100% de los bebés, hay varias que hacen posibles que estos se presenten.

Entre las diferentes causas posibles están:

  • La ingesta de aire al comer, bien sea con lactancia materna o con biberón.
  • En el caso de la lactancia materna, algunos especialistas indican que los alimentos que consume la madre pueden ser causantes de cólicos (la cafeína por ejemplo)
  • Alimentación excesiva.
  • Otros indican que se debía a lo deprisa que se alimentaba el bebé, pero esto último tampoco estaba demostrado. 

Luego de hacer un poco de investigación pude deducir que no se conoce aún con seguridad qué causas producen los cólicos del lactante. 

¿Qué puedo hacer para aliviar los cólicos de mi peque?

Otra cosa que pude concluir después de mucho investigar es que no hay un tratamiento médicamente comprobado que funcione para tratar los cólicos, solo encontrareis una serie de recomendaciones que os permitirán calmarlos o aminorar la molestia de vuestro peque. 

Entre las más comunes encontraréis:

  • Sacar bien los gases luego de cada toma.
  • Utilizar fuentes de ruido blanco para tratar de reconfortarlo y que se relaje.
  • Ponerles música en la habitación buscando que con esta el peque se distraiga y se relaje.
  • Colocarle en una silla con vibración o hamaca para calmarlo.
  • Darle un baño con agua tibia.
  • Hacerle masajes en la pancita en el sentido de las agujas del reloj.
  • Pasearlo por casa en diferentes posturas intentando que en alguna de ellas el peque se sienta menos incómodo y pueda descansar.
  • Aplicar la técnica Swaddling o de envolver al peque en una manta y colocarlo en una habitación en penumbra evitando ruidos molestos. 

Para aplicar la técnica de swaddling os recomiendo que leáis el artículo  ¿Cómo envolver a un peque para ayudarle a dormir mejor? de nuestro blog que os indicará de forma rápida y sencilla cómo debéis realizar esta técnica correctamente. Podéis ver esta manta que que es la que yo utilicé para aplicar la técnica con mi peque.

En conclusión.

Sabemos que esta etapa puede ser muy dura y complicada tanto para los padres como para los peques, ya que es agotador y no ven fin a la situación, sin embargo siempre que creas no poder aguantar más esta situación, podéis pedir ayuda a algún amigo o familiar que seguro estará gustoso de brindarles ayuda en esta etapa.

Lo más importante es no perder la calma y saber que aunque los cólicos son en muchos casos inevitables y están fuera de nuestro control, con el paso del tiempo y el crecimiento de nuestro peque estos pasaran y se convertirán en una no muy divertida anécdota que recordareis como una parte más de esta hermosa experiencia que es ser padres.

Hasta la próxima aventura padres-guays!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compras

0

No hay productos en el carrito.